Publicación exclusiva sobre la hipótesis de las paleovisitas extraterrestres
CONTCTO
 
LA PREHISTORIA HUMANA, ADN Y LENGUAJE
   
La investigación genética podría dar indicios de la presencia de seres avanzados en el pasado remoto.

PAUL VON WARD
PAUL VON WARD
EUA
www.vonward.com

El reconocimiento de la posibilidad de influencias de seres avanzados (SAs) en los asuntos humanos es cada vez mayor. La evidencia existe en los textos sagrados, tradiciones folklóricas, artefactos anómalos, informes de contactos/abducciones SAs, y comunicaciones interdimensionales. El copioso trabajo de Zecharia Sitchin se destaca entre los investigadores actuales. Su análisis de la información de las antiguas tablillas sumerias construye un caso casi inexpugnable para el fundamental impacto de los SAs en el desarrollo humano. Su descripción de la historia humana involucra la intervención genética en África y las civilizaciones fundadoras del Cercano Oriente. Si los sumerios fueron precisos, las contribuciones de los SAs han influido en la mayoría de la humanidad a través de la civilización Indoeuropea postdiluviana.

El renombrado genetista italiano Luigi Cavalli-Sforza dijo que de las dos herramientas básicas de la ciencia, experimentación y observación, sólo la última puede usarse para estudiar la historia. Nosotros sólo podemos observar datos sobre el pasado como éstos se hallan disponibles. Con la evidencia parcial, lo mejor que los investigadores pueden esperar son hechos que no refuten sus hipótesis.

Según Sitchin y otros, la Media Luna de las tierras fértiles de los SAs ayudó a los sobrevivientes humanos a restablecer la agricultura y las ciudades altamente desarrolladas alrededor de 11.500 años antes del presente. Los SAs según se dice controlaron la Mesopotamia, Egipto, y el Valle del Indo. Si esto es verdad, entonces los sitios agrícolas y urbanos habrían surgido allí casi de la noche a la mañana. La cultura habría florecido y se habría extendido desde esta región. Su gente habría estado delante de otros en conocimiento y tecnología.

¿La reciente investigación científica refuta la hipótesis histórica sumeria-SAs (H-S/SAs)? De las varias vías que están siendo exploradas, la investigación de ADN tiene una ventaja en el registro fósil; los genes siempre tienen antepasados aunque los fósiles no puedan tener descendientes. La comparación de patrones de ADN con las distribuciones del idioma, situaciones de campos específicos del conocimiento (como la matemática) o las instituciones culturales (como la realeza), y las prácticas religiosas podrían proporcionar evidencia potencial que refuta la hipótesis. Sin embargo, las revisiones preliminares revelan un apoyo circunstancial significante para la H-S/SAs.

La evidencia arqueológica muestra que una comunidad agrícola bien desarrollada (cultivos de cereales y animales de granja) apareció sin antecedentes en Catal Huyuk (en la modernaTurquía) hace aproximadamente 11.000 años. La propagación de la agricultura por Europa fluye de esta área, hace alrededor de 10.000 años hasta alcanzar las Islas británicas y Escandinavia después de aproximadamente tres mil años. Curiosamente, un mapa de Cavalli-Sforza del paisaje genético de los europeos históricos (usando frecuencias de 95 genes) refleja fielmente esta extensión de la agricultura. La progresión de este mapa genético también coincide con los flujos de idiomas Indoeuropeos cuya base histórica es la Media Luna de las tierras fértiles.

Las distribuciones de variaciones de ADN (llamadas alelos por los especialistas) generalmente muestran que hay rangos más amplios dentro de una población dada que las variaciones promedio que hay entre poblaciones diferentes. Eso significa que no hay ninguna población "de pura raza" sobre el planeta. (Lo que convencionalmente consideramos distinciones raciales no es válido bajo el escrutinio del ADN, pero ésa es otra historia.) Sin embargo, ciertos genes afines que se agrupan en el ADN, como esos que corresponden a los grupos del lenguaje, pueden ayudar en más investigaciones.

¿Cómo encajan los estudios del microevolutivo mtADN (Allan Wilson, y otros) y del árbol de ADN nuclear (respectivamente, búsquedas para "Eva" y "Adán") en laH-S/SAs? "Eva" (la fuente del gen femenino a la cual muchos grupos humanos modernos pueden remontarse) apareció aproximadamente hace 225.000 años. "Adán" (la fuente del gen masculino al cual el cromosoma Y de la mayoría de los humanos modernos puede remontarse) apareció aproximadamente hace 275.000 años. Estas fechas caen dentro de la estimación de Sitchin de cuándo los SAs empezaron la manipulación genética de los primitivos humanos.

Las tablillas sumerias indican que unos cien mil años después los SAs trasladaron algunos de sus esclavos mineros africanos al Edén en Mesopotamia. Ellos fueron elevados de categoría para servir en tareas domésticas y de jardinería. Los árboles de ADN microevolutivo muestran el movimiento de fuera-de-Africa de los humanos modernos ( Homo sapiens sapiens) por lo menos por 100.000 años antes del presente. Los genetistas consideran esta fecha el punto dónde los caucásicos divergieron de la familia africana original. Esto coincide con el período en que los sumerios dicen que los SAs (seres de piel luminosa) comenzaron a cruzarse con los humanos. Las fechas en éste y en el párrafo anterior señalan los dramáticos cambios del dos al-cuatro-por ciento-por-millón-de años en la proporción de la tasa de mutación que los genetistas han calculado para la microevolución. Los cambios son demasiado significantes y sucedieron muy rápidamente para las suficientes mutaciones aleatorias ocurridas en los núcleos de células humanas.

Tales estudios de ADN ni demuestran ni refutan la H-S/SAs, pero su congruencia general, cuando se la combina con otras observaciones, parece a favor. La frecuencia de genes lactosa-positivos (indicando digestión fácil de productos lácteos) coincide aproximadamente con la diáspora cultural de los supuestos SAs que ayudaban a los granjeros lecheros. El rango geográfico de tres de los idiomas más tempranos se agrupa (indoeuropeo, afro-asiático, y dravidiano) paralelo a las descripciones sumerias y hebreas de las esferas de influencia de los tres hijos de Noé. Recordemos, Noé fue advertido del Diluvio inminente por un SA ( dios) y recibió ayuda de ese SA después. (el Monte Ararat dónde se cree que el Arca de Noé ha encallado, está cerca de Catal Huyuk.) Según los sumerios, parte de esa transferencia de conocimiento era matemática, la cual en el siglo19 no podría encontrarse en las áreas de África y en ninguna otra parte fuera de las presuntas esferas de influencia de los SAs.

Los hijos (Sem, Cam, y Jafet) de Noé guiaron respectivamente a los semitas, no-semitas, y arios. Sus áreas de influencia general coinciden con los tres grupos de idiomas del párrafo anterior. Reflejando los patrones genéticos de coincidencias lingüístico-culturales, las tres tradiciones religiosas monoteístas del tipo SAs evolucionaron de la misma cultura: la judeocristiana, la musulmana, y la zoroastriana. Estas tres religiones de cabecera desde la cuna de la civilización Indoeuropea influyeron en el flujo de idiomas, comidas, tecnología, e instituciones a todos los continentes. Sus atributos SAs descritos por los textos sumerios (la autoridad patriarcal, la exclusividad, la dominación a través de la supresión violenta, el gobierno a través de la división y el miedo) se han infundido a sus seguidores durante dos milenios o más.

Debe señalarse que alguna evidencia hace pensar en otros lugares donde la agricultura resurgió aproximadamente en el mismo tiempo como en Catal Huyuk. Y hay excepciones a los modelos generales de ADN descritos aquí. Ellos sugieren que la H-S/SAs no puede explicarlo todo; otras hipótesis pueden considerarse para diferentes centros avanzados, y primitivos, fuera de la regencia de los sumerios. Sin embargo, las explicaciones que buscan abarcar todos los hechos conocidos parecen reforzar la integridad de una hipótesis limitada a los SAs sumerios.

 

EL AUTOR es diplomado en psicología clínica, escritor e investigador interdisciplinario (en filosofía, ciencias naturales y prehistoria). Ha publicada gran cantidad de artículos y varios libros, entre ellos Our Solarian Legacy y Gods, Genes, and Consciousness.


© Paul Von Ward 1999 – Reproduced by permission.
Traducido y reproducido con permiso expreso del autor.

Prohibida su reproducción sin autorización previa del autor.