Publicación exclusiva sobre la hipótesis de las paleovisitas extraterrestres
CONTCTO
 

LA ECUACIÓN DE DRAKE: AGREGANDO UN FACTOR METI

   

El autor señala la importancia

del envío de mensajes para

ayudar a romper el Gran Silencio

del Universo


ALEXANDER ZAITSEV

Dr. ALEXANDER ZAITSEV

Rusia

alzaitsev@yahoo.com

 

 METI (Mensajes a Inteligencias Extraterrestres) es una actividad que yo creo es un atributo inherente de las civilizaciones avanzadas. Para explicar la verdadera preponderancia de las civilizaciones comunicativas (es decir, aquellas que se dedican a METI), yo sugiero que introduzcamos un factor METI fm en la clásica Ecuación de Drake. En este caso, la Ecuación de Drake modificada toma la siguiente forma:

N = R* x fp x ne x fl x fi x fc x fm x L

Donde:

 

N = el número de civilizaciones potencialmente detectables en la galaxia Vía Láctea,

R* = el ritmo de formación de estrellas en la galaxia,

fp = la fracción de aquellas estrellas con sistemas planetarios,

ne = el número de planetas por sistema solar que son adecuados para la vida,

fl = la fracción de aquellos planetas donde la vida realmente aparece,

fi = la fracción de lugares con vida donde se desarrolla la inteligencia,

fc = la fracción de planetas comunicativos (aquéllos  en los cuales se desarrolla la tecnología de comunicaciones electromagnéticas ),

fm = la fracción de planetas comunicativos con clara y no paranoide conciencia planetaria (es decir, aquellos que emprenden una deliberada transmisión interestelar),

L = el “tiempo de vida” durante el cual tales civilizaciones transmiten señales detectables al espacio.

 

Permítasenos tratar de calcular fm. Ya que nosotros no adherimos a la posición antropocéntrica, deberemos proceder desde la suposición de que la conciencia de la Tierra no es esencialmente diferente que la de los otros. Entonces el factor METI fm debería ser bastante pequeño, aproximadamente 0.01. Este guarismo proviene del hecho de que nuestra civilización se ha dedicado a unos 100 pasados y presentes programas SETI  (ver por ejemplo, Jill Tarter "Archive of SETI", SETI 2020 Roadmap, pp. 381-425), y sólo a un Programa METI (en Evpatoria Radar Telescope). Por otra parte, si suponemos que prevalece una tendencia aislacionista alrededor del Universo, semejante a la declarada en el reciente editorial "Active SETI Is Not Scientific Research",  de Michael Michaud,  y si nosotros estamos de acuerdo con sus razones, que podríamos decir que el factor METI fm sería mucho más pequeño que 0.01, quizás cerca de cero. Pero en ese caso, ¡N está también cerca de cero, y SETI no tiene ningún sentido!

 

De esto se desprende la siguiente Paradoja SETI: “Nosotros y ellos debemos dedicarnos a SETI y METI, o bien no hacemos nada".

 

Es importante enfatizar que los pioneros de SETI se dieron cuenta de esta dicotomía, y han prestado atención a SETI y METI. Philip Morrison recuerda en "My Forty Years of SETI" que Giuseppe Cocconi vino a él en 1958 con una pregunta: " Nosotros ya hacemos haces de rayos gamma. ¿Por qué no los enviamos al espacio para ver si alguien allí puede detectarlos?" Frank Drake y Carl Sagan desarrollaron y actualizaron la placa del Pioneer, el mensaje de Arecibo, y el disco del Voyager. El Premio Nóbel Andrey Sakharov escribió en "Questionnaire CETI”, en 1971: " Quisiera hacer notar la importancia de diseñar y, sobre todo, llevar a cabo proyectos prácticos dirigidos a enviar señales. Ésta es la única manera de entender los sutiles problemas de los contactos. Aquí, como pasa siempre, los egoístas acaban fracasando."  En JPL, Steven Ostro escribió en "Project Moonbeam: An Omnidirectional Radio Beacon for the Lunar Farside”, en 1989: "Podríamos concluir que es mejor dar que recibir, y que la guerra sobre el silencio debe comenzar en casa."

 

De esta manera, el clásico Principio Antrópico Participativo “los observadores son necesarios para traer el Universo a la existencia”, propuesto por John Wheeler en 1983, adquiere fuerza adicional: “los remitentes son necesarios para traer la conciencia al Universo."

 

En otras palabras, las señales inteligentes poco entrópicas de METI representan una participación consciente en la estructura observable del Universo. Solamente quienes ayudan en la superación del Gran Silencio merecen oír la voz del Cosmos.

 

 

Descargo de responsabilidad: Las opiniones aquí expresadas son exclusiva responsabilidad del autor  y no reflejan necesariamente la posición de la Liga SETI, sus miembros, funcionarios, comité consultivo, donadores, o patrocinadores comerciales.

 

 

 

 

EL AUTOR es Ingeniero y Astrónomo. Se desempeña como Jefe Científico del Instituto de Radio Ingeniería y Electrónica de la Academia de Ciencias de Rusia; dirige el equipo de mensajes interestelares del Yevpatoria (Evpatoria) Deep Space Center y es Coordinador Regional para Rusia de la Liga SETI.

 

Nota: para contactar al autor vía email, los interesados deben indicar SETI en el asunto.

 

 

© Copyright Alexander Zaitsev, 2010. Todos los derechos reservados

Traducido y publicado con permiso expreso del autor.

 

Queda prohibida su reproducción sin autorización previa del autor.